martes, junio 08, 2004

Ofrezco recompensa

Me he perdido. Y para tratar de que alguien me encuentre he pegado carteles con mi foto y mi dirección en cada poste que encuentro, pero hasta el momento nadie da razón de mí. Dentro de poco organizaré una reunión con mis amigos para organizar un grupo de búsqueda. Si después de eso no aparezco, tomaré un vaso de whisky y me echaré a llorar.

8 Comments:

Anonymous Anónimo said...

si estas perdido, y nadie te encuentra! como vas a tener amigos??? los cuales están conformando tu grupo de búsqueda, o me equivoco...en fin creo q en vez de estar perdido para los demás creo q quieres realmente un día sentir q estas perdido para todos, y así tener una buena excusa de tomarte un whisky en las rocas.

12:20 a. m.  
Blogger Juan Manuel said...

!Esta chica si que adivina! ... y dime ¿clasificará Perú al Mundial?

12:42 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Où et quand ... peut-être je peux aider à vous trouver .... PALI

12:46 a. m.  
Blogger Juan Manuel said...

pour me trouver vous ne devriez pas me chercher, juste fermer vos yeux et chuchoter votre nom

1:10 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

yo puedo descifrar pensamientos...tratar de sacar tú verdadero interior..sin embargo para un grupo de personas q no dejan develar su interior y se dejan llevar por la avaricia / fama fáctica...es imposible lograr milagros!

1:36 a. m.  
Blogger Juan Manuel said...

¿y si en mi interior guardo unos 2200 litros de buen whisky escocés me indicarías donde están? ¿o el mapa viene con tarifa aparte?

1:43 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

El 2 de junio de 2004 tomé un avión a Inglaterra, dejando todo lo poco que mi vida era a mis espaldas y sin saber cuánto tiempo tardaría en regresar. Cinco años pasaron hasta que volví a pisar mi tierra y a ver a los míos, que no eran muchos. De esos cinco, un año lo pasé en Escocia y allá sí que bebí mucho, pero mucho güisqui. De las más variadas cepas. Hoy, a exactos siete años y siete días de aquel martes en que tomé ese avión, tropiezo con esta página -simplemente porque se me ocurrió tipear "ofrezco recompensa" en "Google"- para constatar que, por aquel mismo entonces, a una semana de que yo iniciara el viaje que cambiaría mi vida, alguien se declaraba estar perdido entre el güisqui y la ausencia de amigos, y alguien más se enteraba. Mi mejor amigo me recibió en la isla de la reina, y yo lo recibí a él de vuelta en la faja de la cueca, cuando regresó después de mí. Pero el muy pelmazo se suicidó hace seis meses, justo dos días después de que yo y mi mujer, quien hace dieciséis años fuera mi primera novia y a quien a mi regreso reencontré casualmente gracias a las bondades de la tecnología, supiéramos que esperábamos un hijo. Quería que él fuera el primero en saberlo, pero no alcancé a contarle, por lo del suicidio.
Al momento en que escribo esto contamos ya siete meses de embarazo.
¿Cuándo y dónde? Pues ha pasado el tiempo, pero fue aquí, en este mundo, mientras tú y ellos también vivían. We saw the same colours and breathed the same air. Y alguna vez, quién sabe, pudimos cruzarnos en alguna calle. Mai lo sappriamo. Lo maravilloso es saber que alguien más también sintió lo mismo. Lo hermoso sería compartirlo.

12:58 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Era miércoles, no martes...

1:01 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home